Alert response of guanacos in the Bolivian Gran Chaco is affected by a changing environment driven by woody plant encroachment

,

In the Bolivian Gran Chaco, woody plant encroachment (WPE) is gradually replacing open habitats such as grassland and savannah. This change in vertical structuring of native open vegetation may create hunting cover for predators. Therefore, animal species naturally dependent on open habitats, enabling effective visual scanning of their environment, may need to adapt to a denser vegetation structure to survive. Hence, we expected a negative consequence of increasing WPE intensity in the grasslands of the Bolivian Gran Chaco, on the population of guanacos (Lama guanicoe) at the species’ northerly distribution limit. We analysed guanaco alert responses under different conditions, whether the animals: 1) modified their response according to habitat structure; 2) varied their escape response according to their group size and composition; and 3) responded differently to observers (these approaching either on foot or horseback). The habitat variable (open versus dense) was the strongest predictor of an alert response, irrespective of whether guanacos were alone or in groups. Contrary to our expectation, guanacos were more alert when in open habitat. In addition, we found no evidence for the effect of habitat type on group size. Finally, there was a significant association between observation method and guanaco alert response. We suggest that the current combination of relatively high densities of predators such as puma (Puma concolor) and jaguar (Panthera onca), together with WPE-driven replacement of natural, open habitat preferred by Chacoan guanacos, could diminish the potential recovery and survival of this population of guanacos, currently threatened in Bolivia.


La respuesta de alerta de los guanacos en el Gran Chaco boliviano se ve afectada por un entorno cambiante impulsado por la invasión de plantas leñosas. En el Gran Chaco Boliviano, la invasión de plantas leñosas (WPE) está reemplazando gradualmente hábitats abiertos como pastizales y sabanas. Este cambio en la estructura vertical de la vegetación abierta nativa puede crear una cobertura de caza para los depredadores. Por lo tanto, las especies animales que dependen naturalmente de hábitats abiertos, lo que permite un escaneo visual efectivo de su entorno, pueden necesitar adaptarse a una estructura de vegetación más densa para sobrevivir. Por lo mencionado anteriormente, esperábamos una consecuencia negativa del aumento de la intensidad del WPE en los pastizales del Gran Chaco boliviano, sobre la población de guanacos (Lama guanicoe) en el límite de distribución norte de la especie. Analizamos las respuestas de alerta del guanaco bajo diferentes condiciones, ya sea que los animales: 1) modificaran su respuesta de acuerdo con la estructura del hábitat; 2) variaran su respuesta de escape de acuerdo con el tamaño y la composición de su grupo; y 3) respondieran de manera diferente a los observadores (que se acercaban a pie o a caballo). La variable de hábitat (abierto versus denso) fue el predictor más fuerte de una respuesta de alerta, independientemente de si los guanacos estaban solos o en grupos. Contrariamente a nuestras expectativas, los guanacos estaban más alerta cuando estaban en hábitat abierto. Además, no encontramos evidencia del efecto del tipo de hábitat en el tamaño del grupo. Finalmente, hubo una asociación significativa entre el método de observación y la respuesta de alerta del guanaco. Sugerimos que la combinación actual de densidades relativamente altas de depredadores como el puma (Puma concolor) y el jaguar (Panthera onca), junto con el reemplazo impulsado por el WPE del hábitat natural abierto preferido por los guanacos del Chaco, podría disminuir la recuperación potencial y supervivencia de esta población de guanacos, actualmente amenazada en Bolivia.